top of page
  • Writer's pictureLuis A Mazariegos

Abril 2024 — Honrando Conservacionistas Colombianos @RNMP

Descubrir una nueva especie es un testimonio de la notable biodiversidad de nuestro planeta y subraya la importancia de los esfuerzos continuos de exploración y conservación. Cada nueva especie ofrece conocimientos invaluables sobre los procesos evolutivos, la dinámica de los ecosistemas y las aplicaciones potenciales en campos que van desde la medicina hasta la tecnología. Además, estos descubrimientos nos recuerdan nuestra responsabilidad de proteger y preservar el delicado equilibrio de la vida en la Tierra, asegurando la supervivencia de especies familiares y aún por descubrir para las generaciones futuras.

 

Foto tomada en la cena de celebración durante la Colombia Birdfair. Aparecen de izquierda a derecha, Jorge Enrique Orejuela, Carlos Mario Wagner, Luis Augusto Mazariegos, José Fernando Castaño y Emilio Constantino.


Durante el décimo aniversario de la Colombia Birdfair celebrada en Cali en febrero de 2024, aprovechamos la oportunidad para reunirnos y conmemorar junto a un distinguido grupo de conservacionistas reconocidos por Bioconservancy. Estos individuos fueron honrados por su papel fundamental en los esfuerzos de conservación, al nombrar nuevas especies de avispas de Darwin en su honor. Más tarde esa noche, mientras continuaba la celebración, coordinamos con entusiasmo una excursión para que todo el grupo se embarcara en un viaje a la Reserva Natural Mesenia-Paramillo (RNMP). Esta visita anticipada nos ofreció una oportunidad única de sumergirnos en el corazón de los esfuerzos de conservación que abarcan más de 15 años en los Andes occidentales de Colombia. Una anticipación entusiasta llenó el aire mientras esperábamos que nuestros amigos presenciaran de primera mano el notable progreso y los logros alcanzados en la preservación de la rica biodiversidad de la región del suroeste de Antioquia.


Visita a la RNMP en marzo 2024. De izquierda a derecha, Carlos Mario Wagner, Jose Fernando Castaño, Jaime Diego Botero, Jorge Enrique Orejuela y Luis Augusto Mazariegos.


A continuación se detallan los epítetos especificos correspondientes a cada uno de los individuos homenajeados y el nombre de la especies:


Dolichomitus orejuelai — El epíteto específico orejuelai es un homenaje a Jorge Enrique Orejuela Gardner, ganador del premio Buffet de National Geographic 2007 por su trabajo durante tres décadas en Colombia sobre educación para la conservación, gestión de áreas protegidas y desarrollo sostenible. Sus logros incluyen el establecimiento de la reserva natural de bosque nuboso La Planada, también ayudó a establecer los parques nacionales Utría y Isla Gorgona, y las reservas naturales de la Cuenca del Quindío y el Río Calima. Su tutoría para la creación de la reserva natural Mesenia-Paramillo fue clave para el éxito de este proyecto de conservación.


Dolichomitus rendoni —El epíteto específico rendoni es en honor a Ubiel Rendón, guardaparque de la reserva natural Mesenia-Paramillo. Nacido en la vereda La Mesenia y alguna vez un ávido cazador, su conocimiento de los bosques circundantes ha sido clave para monitorear la vida silvestre y ayudar con estudios a largo plazo utilizando cámaras trampa. Ha realizado varias contribuciones importantes al mundo científico, encontrando múltiples especies nuevas de anfibios, reptiles y orquídeas en la reserva, incluida esta avispa de Darwin nombrada en su honor.

 

Lusius castanoi — El epíteto específico castanoi es un patronímico en honor a José Fernando Castaño Hernández, biólogo, observador de aves y defensor de la conservación de Jardín, Antioquia, municipio de la localidad tipo. José no es un extraño al descubrimiento y a través de sus más de 20 años como observador de aves ha contribuido significativamente al conocimiento de la avifauna de Colombia. Su compromiso con la conservación de los ecosistemas andinos en el suroeste antioqueño lo ha convirtió en un líder reconocido en esta región. Finalmente, José jugó un papel decisivo en el redescubrimiento del Colibri del Sol (Coeligena orina), una endémico, y la razón por la que la Reserva Natural Mesenia-Paramillo se estableció inicialmente.


Epelaspis boteroi — El epíteto específico boteroi es en honor a Jaime Diego Botero Vélez y resume su profundo compromiso, determinación inquebrantable y reverencia incondicional por el medio ambiente, lo que refleja el viaje de toda la vida de Jaime Diego como custodio de la naturaleza y defensor de la conservación en la reserva natural Nirvana. Jaime Diego ha dedicado su vida a salvaguardar árboles milenarios y en peligro de extinción como el Aniba perutilis, y tiene el compromiso de nutrir y conservar la diversidad de flora y fauna dentro del “Bosque del nuevo ser”. Su misión es dejar el entorno natural mejor de como lo encontró, como auténtica expresión de agradecimiento a su existencia.

 

Epelaspis constantinoi — El epífeto específico constantinoi rinde homenaje a Emilio Constantino Chuaire, un distinguido agrónomo, conservacionista y naturalista colombiano, y conmemora su ejemplar gestión ambiental y su inquebrantable compromiso con los estudios ambientales. Es un testimonio duradero de sus incansables esfuerzos para promover la conciencia ecológica y salvaguardar los ecosistemas naturales en Colombia. Este gesto simbólico no sólo honra su profunda influencia en el ámbito científico, sino que también resalta el vínculo vital entre la defensa ambiental y la exploración entomológica, enfatizando la interconexión de estas disciplinas en el avance de la conservación ambiental.


Epelaspis wagneri — El epíteto específico wagneri rinde homenaje al compromiso inquebrantable de Carlos Mario Wagner con la conservación de la naturaleza y el desarrollo rural sostenible. Este patronímico honra su liderazgo en el diseño e implementación de proyectos enfocados a la conservación de aves y grandes felinos, así como a la promoción del turismo de observación de aves en Colombia. Las contribuciones de Carlos Mario han sido reconocidas tanto a nivel local como internacional, desde recibir premios por sus esfuerzos en la conservación de aves a través del turismo hasta liderar iniciativas innovadoras como el desarrollo de rutas de observación de aves para personas con discapacidad visual. Su legado simboliza una dedicación a la gestión ambiental y el liderazgo en conservación en América Latina.


Epelaspis tavoi — El epíteto específico tavoi es en honor a Gustavo Alberto Suárez Osorio —Tavo, cuya vida estuvo intrincadamente entretejida con el paisaje del suroeste de Antioquia, donde su conocimiento íntimo de sus bosques y montañas comenzó desde una edad temprana. La participación de Gustavo en expediciones de monitoreo y redescubrimiento de aves, y esfuerzos de conservación solidificó aún más su legado en la protección de la biodiversidad. Su trabajo sentó las bases para el establecimiento de la reserva natural Mesenia-Paramillo. El profundo impacto de Tavo en la conservación y el servicio comunitario, es un testimonio de su inquebrantable dedicación que dejó una marca indeleble en el paisaje que atesoraba.


En la Reserva Natural Mesenia-Paramillo, hasta la fecha se ha confirmado científicamente un asombroso total de 88 especies previamente desconocidas, de las cuales 28 están descritas y publicadas formalmente.

676 views0 comments

תגובות


bottom of page